16 nov. 2014

Fuentes




La ciudad de Valencia ha tenido siempre un especial vínculo con el agua, ya sea por su proximidad al mar, a la Albufera, al río Turia que nutría del líquido elemento a la extensa red de acequias que regaban la huerta, o ya sea por los campos de arroz que cíclicamente se cubren de una lámina de agua que convierten en refulgentes espejos los otrora extensos barrizales. Y la ciudad ha incorporado el agua a la ornamentación. Incluyo en esta entrada tres acuarelas con otras tantas fuentes que podemos encontrar en el casco urbano: la del monumento al Dr. Moliner, una de los jardines de la avenida de Blasco Ibáñez, y la fuente de los patos, de la plaza de San Vicente Ferrer. Que las disfruten. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario